Inicio 2019-01-30T05:05:25+00:00

La realidad aumentada puede fracasar en 2019

Sólo encontramos artículos en los que se lee que la realidad aumentada va a ser lo mejor de este año, la nueva tendencia o el giro de 180 grados que hace falta. No obstante, no hay que descartar la posibilidad de que fracase estrepitosamente como ya ocurrió con el 3D o la realidad virtual, en ciertos aspectos. Por tanto, os contamos los peligros a los que la realidad aumentada se puede enfrentar.

Coste

El principal enemigo de la realidad aumentada es el coste que comporta fabricarlas y venderlas. Además, no hay que olvidar que tienen un público objetivo muy reducido que, quizás, no es suficiente para financiar su venta.

Por tanto, el dinero que cuesta adquirir unas gafas de realidad aumentada no es para nada atractivo, ya que vivimos en una sociedad que tiene miedo a gastar por una posible recesión económica.

Leer Mas

¿Ha tocado techo?

Hace poco más de 2 años desde que nació la realidad aumentada, y desde entonces hemos visto numerosas aplicaciones. Sin embargo, parece que pocas aplicaciones más se pueden extraer del uso de la realidad aumentada de las que actualmente ya hay. Esto se traduce en un estancamiento de producto; en este caso, un estancamiento de tecnología.

Este mismo fenómeno ocurrió con los paneles 3D. En el momento de su salida, eran lo mejorcito que te podías comprar y le podías sacar mucho provecho, pero ¿Cuántas personas conocéis que consuman contenido 3D? Yo, ninguna. Por tanto, ha pasado el tiempo y no sacamos en claro ningún uso de los paneles 3D.
¿Qué hay de los smartwatches? Al principio, fueron una completa revolución tecnológica, pero pocos usos o funciones se pueden desarrollar más. Al fin y al cabo, son productos que luchan por sobrevivir por las esperanzas de venta de las compañías que lanzaron éstos al mercado, pero pocas funcionalidades se sacan.

Fracaso de Google Glass

El fracaso de las gafas de realidad aumentada Google Glass es una piedra que pesa en el sector desde el último año. Al parecer, estas gafas eran la esperanza de este nicho de mercado, pero ha resultado ser lo contrario. En un principio, eran un producto para empresas; cuando Google vio que no habían empresas que las compraran, era un producto para entusiastas.
Sin embargo, los entusiastas no son tontos y no veían muchas funciones que explotar por los 1000€ que valían dichas gafas. Al final sólo compraron este producto los más geeks y las terminaron guardando en un cajón empolvado.
Leer Mas

Poco contenido

Una de las razones que empujan al comprador a adquirir unas gafas de realidad aumentada es el contenido que puede visionar o disfrutar a través de éstas. Actualmente, no hay mucho contenido que soporte esta tecnología, quedando relegada a pocos videojuegos, pocas aplicaciones y pocos usos particulares.
El contenido debe crecer desde ya para que esta tecnología no quede en el olvido, por lo que hay que incentivar a empresas a que vean los verdaderos beneficios de la realidad aumentada y su aplicación en distintos menesteres.

Eclipsada por la realidad virtual

Lamentablemente, la realidad virtual parece tener más público que la realidad aumentada. Son dos tecnologías que han tenido que convivir, pero parece que el púbico ve más atractiva la realidad virtual, ya que muchos pueden hacer realidad sus fantasías a través de experiencias de toda índole.
De momento, las gafas de realidad virtual son mucho más baratas que las de realidad aumentada, además de tener mucho más contenido que éstas últimas, lo que constituye una gran barrera.
Habrá que ver cómo evoluciona el mercado tecnológico y cuánto énfasis se le da a la realidad aumentada para valorar si en 2019 fracasa o consigue salir del paso.
Leer Mas

Comunicate con Nosotros

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Subject

 Tu Mensaje